DiabetesLatam

Siete mitos de la diabetes tipo 1 que no debes creer

Aprender y educarte sobre la diabetes tipo 1 te permitirá tratar esta condición con éxito y evitar complicaciones en todo momento y lugar. Sin embargo, no debes creer todo lo que se dice sobre ella. Aquí desmentimos algunos mitos sobre la diabetes tipo 1 que no debes creer. 

Mito 1: “Siempre que sube o baja el azúcar en la sangre es porque hiciste algo mal”

¡Falso! No siempre es tu culpa si los niveles de azúcar en la sangre están por fuera de lo ideal. La diabetes tipo 1 es una condición de salud impredecible y difícil de manejar. Cientos de cosas pueden afectar los niveles de azúcar en la sangre (glucemia), como el crecimiento, la pubertad, el estrés, la falta de sueño, las enfermedades y la actividad física. A menudo, habrá una razón obvia por la cual los niveles de azúcar en la sangre suben o bajan mucho. Pero muchas veces esto simplemente sucede y no puede prevenirse. ¡Es importante monitorear la glucemia a menudo y prepararse para tomar medidas correctivas!

Mito 2: “Debes consumir “alimentos aptos para diabéticos”

¡Falso! Las personas con diabetes tipo 1 no deben seguir una dieta estricta y consumir alimentos etiquetados como “comida para diabéticos” o “aptos para diabéticos”. Los populares «alimentos para diabéticos» no tienen beneficios en las personas con diabetes. Esta etiqueta responde a fines comerciales, no médicos o científicos. Con frecuencia son costosos, procesados y altos en edulcorantes. Incluso pueden llevar a un incremento en los niveles de azúcar en la sangre y tener efectos secundarios como diarrea. Las personas con diabetes tipo 1 no necesitan una dieta especial y restrictiva. Como todos, necesitan llevar una alimentación sana y balanceada. Ésta debe incluir carbohidratos, proteínas y grasas. De estos grupos de alimentos, únicamente los carbohidratos dependen de la acción de la insulina para ser transformados en energía para el cuerpo. Por eso es necesario hacer conteo de los carbohidratos ingeridos en cada comida. Deben consumirse las dosis de carbohidratos indicadas por el médico, administrar insulina de acción rápida conforme a esa ingesta y seguir siempre horarios estables para comer.

Mito 3: “La diabetes tipo 1 se desarrolla por comer azúcar y harinas en exceso”

¡Falso! La diabetes tipo 1 no aparece por llevar una alimentación poco saludable o balanceada, ni por excederse con ciertos alimentos. Tampoco por tener sobrepeso. No se conocen con exactitud las causas de la diabetes tipo 1 y por qué a unas personas les da y a otros no. Sabemos, por ahora, que no es posible prevenir el desarrollo de esta condición. Y definitivamente no tiene que ver con el consumo en exceso de dulces, golosinas o harinas. Factores como la alimentación poco saludable y el sobrepeso están relacionados con la diabetes tipo 2, pero no con el tipo 1.

Mito 4: “La diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2 son la misma condición con diferentes síntomas y causas”

¡Falso! La diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2 son condiciones diferentes y no se ha demostrado que la una lleve a desarrollar la otra. Las personas con diabetes tipo 1 no pueden producir insulina de forma natural, ni siquiera en bajas cantidades. Por eso, deben administrarse insulina a diario a través de inyecciones o bomba de insulina. Normalmente se desarrolla antes de los 40 años, siendo más frecuente su diagnóstico en la niñez y adolescencia. Hasta hoy, no se ha encontrado una cura para ella. Tampoco se ha demostrado relación entre su desarrollo y el sobrepeso o un estilo de vida poco saludable. Las personas con diabetes tipo 2 no producen suficiente insulina o su insulina no funciona correctamente en el organismo (resistencia a la insulina). Puede ser tratada con dieta, hábitos saludables, pérdida de peso, una vida activa y medicación, que a veces incluye insulina. Usualmente, la diabetes tipo 2 se diagnostica en la adultez y está relacionada con un estilo de vida poco saludable.

Mito 5: “Las personas con diabetes tipo 1 deben evitar hacer ejercicio físico”

¡Falso! Las personas con diabetes tipo 1 no deben evitar ejercitarse o practicar deportes, así hacerlo tenga un impacto sobre sus niveles de azúcar en la sangre. Como toda persona, quienes tienen diabetes deben realizar ejercicio físico de manera regular, e idealmente a diario, para llevar una vida sana. En la diabetes tipo 1, el ejercicio físico puede alterar los niveles de azúcar en la sangre. Esto no significa que haya que evitarlo. Sólo hay que planearlo e intentar hacerlo siempre a la misma hora. Es necesario medir la glucemia antes y después de hacer ejercicio. En ocasiones también durante su práctica. Si los niveles de azúcar no están en rango antes de practicarlo, se recomienda no hacerlo. También es posible que haya que ajustar la dosis de insulina para adaptarla al ejercicio físico. Incluso, que se necesite tomar una merienda antes y después para evitar una hipoglucemia (bajón de azúcar). Practicarlo a diario, como parte de una rutina de vida saludable, permite saber cómo se comporta el cuerpo ante el ejercicio. De este modo es posible anticipar y evitar sus efectos en la glucemia.

Mito 6: “Las personas con diabetes tipo 1 que usan bomba de insulina tienen un grado de diabetes más grave”

¡Falso! Todos los tipos y casos de diabetes son serios. La bomba de insulina no indica mayor gravedad. La bomba de insulina es sólo una de las formas y herramientas para manejar la diabetes tipo 1 e inyectar insulina a diario. Muchos la prefieren por su practicidad, para evitar hacer inyecciones varias veces al día. Quienes usan bomba de insulina lo hacen porque pueden hacerlo, prefieren hacerlo, lo encuentran práctico y su médico lo avala o recomienda.

Mito 7: “Las personas con diabetes tipo 1 no deben comer dulces o productos con azúcar”

¡Falso! Las personas con diabetes tipo 1 sí pueden comer productos con azúcar. De hecho, productos como la miel, los caramelos y las bebidas azucaradas suelen usarse para tratar la hipoglucemia (bajón de azúcar). Como cualquier otra persona, quienes tienen diabetes tipo 1 deben consumir con moderación los alimentos con azúcar añadida. Su exceso es perjudicial para la salud de cualquiera. En la diabetes tipo 1 no se prohíbe el consumo de alimentos específicos. Sin embargo, los que aportan carbohidratos y azúcar deben estar dentro del plan alimenticio recomendado por el médico. Deben consumirse en horarios establecidos, en cantidades indicadas y en línea con las dosis de insulina de acción rápida.